Diario La Nacion

Miércoles 15 de febrero de 2017 | La Nación

Estamos en un período de transición de un país decadente a un país que se podría recuperar. Efectivamente, Argentina es el país que más decayó en relación a los demás países desde 1910 hasta ahora, aunque es más claro si lo vemos desde 1930. Lo más inaceptable para un habitante de la Argentina es haber pasado de ser el país número ocho del mundo en aquellos años, con valores del PIB similares a los de Canadá, Australia y Nueva Zelandia, a los números actuales donde esos países rondan los 45.000 dólares de ingreso per cápita y nosotros nos movemos en el entorno de 12.000 en la misma moneda, siempre per cápita.


Nueva Zelanda

Por Darío Mizrahi 29 de enero de 2017 | Infobae

No es el más rico, nadie sabe bien en qué se destaca y tiene muy poca prensa. Pero se ubicó primero en el ranking publicado esta semana por Transparencia Internacional. Cómo lo logró.

Esta semana se conoció el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2016, que elabora Transparencia Internacional (TI). Lo encabezan Nueva Zelanda y Dinamarca, con 90 puntos sobre 100, el nivel mínimo de corrupción que se puede tener. Completan las primeras posiciones del ranking Finlandia (89), Suecia (88), Suiza (86) y Noruega (85).


Juan Pablo Limodio

Prontos a cumplir una vuelta más al Sol, el giro que como sociedad hemos dado parecería ser de las mismas dimensiones. La demanda de gobiernos más cercanos y participativos, que den respuestas a las necesidades del siglo XXI, ha calado hondo en las distintas sociedades; deja en claro que los supuestos ya no pueden darse más como tales. No es ajeno lo que ocurre en nuestro país, en donde el guante está siendo levantado y esas exigencias de cambio no están cayendo en saco roto. La historia juzgará las decisiones tomadas —dentro de las que sin dudas se encontrarán aciertos y errores—, pero las formas ya pueden ser juzgadas en nuestro presente.


2 Apuntes sobre pobreza

2 investigaciones demuestran la complejidad del problema del pobre y el peligro de que ese individuo caiga en un círculo vicioso del que no pueda escapar. Por lo tanto, las políticas sociales no pueden descansar en la asistencia social sino que deben escalar hacia metas más ambiciosas.

"La gente nace en un ambiente limitante, con oportunidades mínimas, y aprende a sobrevivir en él, sin ser capaz de escapar o siquiera de intentar hacerlo." 
Rubén Ardila, 
sobre la pobreza.


© 2018 Aristotelizar.com.ar | Todos los derechos reservados. | By ConfianzaPYME