Las creencias son el soporte del carácter; el hombre que las posee firmes y elevadas, lo tiene excelente. Las sombras no creen. Tampoco crean cambios.
El que aspira a parecer renuncia a ser. Credo supremo de todo idealismo, la dignidad es unívoca, intangible, intransmutable.
Es síntesis de todas las virtudes que acercan al hombre y borran la sombra: donde ella falta no existe el sentimiento del honor.

Agradezco estar vivo en esta época y en esta latitud, braceando en un mar turbulento, observo íntimamente la cercanía del ansiado puerto.


Página 8 de 8

© 2018 Aristotelizar.com.ar | Todos los derechos reservados. | By ConfianzaPYME