Elegir… gran cuestión

Elegir… gran cuestión

El Partido Justicialista extrañamente se asemeja muchísimo a un Partido Fantasma.
Tiene CUIT… pero no dio señales de vida en los organismos que lo vieron nacer… IGJ, AFIP, etc.
La Doctrina Justicialista original… no tiene intérpretes fidedignos. No aparecen… o ¿No hay?
Nos desplazamos en una cornisa… conviene mantener la mente serena. Sin miedo ni odio.
La segregación social tiene una estatura descomunal… alianzas endebles, uniones de plástico.
No hay ideas pensamiento construyendo un convergente epicentro mental superior…
¿¡Será factible auto convocarnos a la Unión Nacional!?
Específicamente la inscripta en nuestro Preámbulo…, nada menos.

Ninguna mente humana tiene mayor precisión a lo decidido desde el propio corazón.
En esa infinita intimidad… viven las células del SI = Ser Inmortal…
Amo las buenas conductas y la confianza como dignas cualidades humanas…
Compartimos una época donde la verdad de los hechos enmascara engaños.
A la vuelta de la esquina… sucede algo inesperado, incierto e impensado.
Es bastante probable enfrentarnos a un severo destino mayor. Reina la incertidumbre.
Las convicciones y saberes personales se batirán en duelo… con la realidad.
Una parte del Pueblo acompaña con su analfabetismo cívico. Satisface banalidades.

Cualquier acción humana tiene tres partes indisolubles: Intención, Acto y Propósito.
Cada fracción es invisible… Sin embargo se pueden mensurar… palpar y percibir.
Solamente yerran los humanos… tal reconocimiento es de pocos… los Humildes…
Dos energías están enfrentadas… cada una procura más Poder para gobernar.
Vencerá quien mejor atraiga… obtendrá mayor adhesión y resonancia.
También puede triunfar el Ego… y estacionar el conflicto en nuestra vida.
Nos acercamos a un instante excepcional… Actuemos cohesionados y confiados.
Desistamos de la fricción. Actuemos con esclarecimiento y lucidez.

No es hora de decisiones chiquitas.
Tenemos la mochila llena de frustraciones y de pésima vida social.
Salir del fango costará varios esfuerzos extraordinarios, más que monetario, ético.
Nuestra fuerza moral coadyuvará en la salida, arrollaremos con coraje y dignidad.
Sino hay claridad… hay espejismo<>engaño. Mascaras y autodestrucción.
La exacerbación colectiva cobija el divisionismo y la perversidad.
El comportamiento apropiado inminente lo imprime nuestro corazón.
Una parte importante de habitantes… llora… la otra canta y confía.

El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.
La violencia crece en sus múltiples versiones, consecuentemente…
La sombra se alimenta de decisiones contrarias a las buenas costumbres.
Por tanto todo lo que hacemos mal se amontona.
Sombra y vulnerabilidad se integran creando nuestro destino.
Desprovistos de humildad, cultivamos la indecisión, reiterándola.
La inmoralidad escolta nuestra abulia, la escondemos debajo de la alfombra.
De análoga forma, transformamos la apatía en actitudes de gran poder.

Asistimos a un show de desconciertos… La prepotencia impera y alardea.
Nada justifica semejante caos… La acción vil junto a la cruel marchan juntas.
Integramos una sociedad inteligente y benevolente.
Es esencial continuar el curso de nuestra historia, con respeto y cortesía.
La serenidad convoca actitudes semejantes, compatibles con el orden.
Transformamos un espacio rico en recursos y belleza, en un escenario anodino.
Acumular dinero no es causa magna. Germina en un minúsculo ser, menor a un engendro.
El alcohol no embriaga, le ocurre a quién se excede en el uso y consumo.

Muy pocas posturas políticas tienen envergadura moral.
Quienes tienen poder o aspiran a él… carecen de honor, en la gran mayoría.
¿En qué y en quienes nos transformamos? No somos lo que queremos.
No estamos aquí para mal vivir…
La democracia nació con dos piernas… una llamada pluralidad y la otra libertad.
El respeto entre humanos es la sangre de la convivencia fructífera y promisoria.
Los manipuladores, profesionales y no, no tienen plan B…
Cualquier parecido con la realidad circundante es ciertamente veraz.

  Hasta la próxima: Juan Báez



© 2019 Aristotelizar.com.ar | Todos los derechos reservados. | By ConfianzaPYME