Libres y Soberanos…

¿Quién soy… Quién eres… Quienes somos…?
Cultural, cívica y moralmente.
Quién es Libre y Soberano… tiene poder. Está empoderado.
Libre: Significa que no es esclavo ni está preso, tampoco está exento.
Tenemos límites, obligaciones… y responsabilidades cívicas y morales.
Poseen un carácter insustituible para dominar el caos y la degradación.
Estos últimos son incompatibles con nuestros deseos culturales.
Ocurren y seguirán produciéndose en nuestras narices... si no hacemos nada.

Estamos entrampados en un sistema político tóxico y contaminante, en ebullición.
Buena parte de quienes ejercen funciones gubernamentales, están enfermos.
Como no tienen freno moral, están imposibilitados de ser éticos.
La corrupción como enfermedad, crece vulnerando las interrelaciones.
El sistema facilita la articulación operativa de delitos.
Se multiplica la injusticia. Mientras el desenfreno avanza.
Hechos delictivos se producen en cualquier ámbito. Es inédito lo que vivimos.
La desprotección está a la vista. No importa quién seas, ciudadano o habitante.

Nos encaminamos hacia la pérdida de la libertad social.
La cultura de la “grieta” belicista e inmoral que soportamos, habilita el camino.
Somos cómplices involuntariamente. Implícitamente estamos complicados.
¡Cuán importante es vivir con ambas cualidades!
La libertad y la soberanía personal… tienen la palabra. Les llegó el turno.
A nosotros, nuestros seres queridos y a la sociedad en su conjunto.
Primero empoderarnos con libertad… ahí acceder a la soberanía de determinar.
En ese estadio superior ambas se complementan y coocrean nuevas realidades.

Ejercer libertad en situación extrema precede la conquista de lo Superior.
Somos soberanos, cuando nos auto respetamos  y somos respetados.
Respetamos porque ejercemos el auto respeto, a full en nosotros.
Los actores básicos de la República son las buenas costumbres.
Son imprescindibles para recomenzar la tarea colectiva de vencer las crisis.
Los problemas existentes son desafíos a la inteligencia superior del conjunto.
No me refiero al magno talento de algunos políticos o empresarios…
Creo vital ver en acción al tuyo, eso importa y es esencial para cambiar la historia.

Es posible y necesario crear nuevos escenarios…
Inspirarnos aprovechando las imágenes y sonidos del Colón...
Argentum.
Esta vez el cambio es con nosotros… participando. ¿Cómo?
Hay cientos de maneras de cooperación individual y colectiva.
Dime lo que piensas y te diré quién eres.
Los hombres buenos de la Nación debemos
salir de la trampa del no te metas.
¡Es nuestra Responsabilidad Política Evolutiva! 
¡Maxi coraje + Auto respeto + Auto enfrentamiento!

Tareas necesarias para esclarecer nuestra actual situación.
Practicar cotidianamente la cooperación entre nosotros.
Auto confiar y aceptar con coraje la propia vulnerabilidad.
Seamos distintos convirtiendo en oportunidad la adversidad.
La libertad se refiere a nuestro mundo interior.
La soberanía a nuestra capacidad de hacer, externamente.
El poder moral será incuestionablemente el gran protagonista.

Su rol es determinante. Único. Inexcusable. Su acción la reclaman todos.


Hasta la próxima: Juan Báez



© 2019 Aristotelizar.com.ar | Todos los derechos reservados. | By ConfianzaPYME