¿Dónde estás… ética?

Sólo será posible practicarla con nosotros “trabajando” en la cosa pública.
Los partidos políticos son organizaciones privadas con una meta inconfundible.
Administrar el dinero público, sin auditorias de ninguna clase.
Por tal causa ocurrieron los desvíos y saqueos de las últimas décadas.
Los 4 poderes institucionales no nos tienen en cuenta. Solo servimos votando.
Sus roles se han desnaturalizado y han industrializado la pobreza.
Usan la excusa como bandera. La culpa siempre es de otros.
El dolor social… miopiza observar la “verdadera salida”.

El bienestar general es una expresión de deseos, inalcanzable.
Siempre nos atraparon las promesas de los candidatos.
Alimentamos tales arengas con nuestra esperanza. Incrédulamente.
El talento nacional está esparcido a lo largo y ancho del país.
Quienes cuentan con esa “cualidad” humana… podrían trabajar en equipo.
Entonces… la vida tendrá inocultables rasgos de bienestar.
Lo primero: Auto convocarlos a estudiar nuevos caminos hacia la prosperidad.
Todos podemos crear valor “real” y “sentirlo” para convertirlo en dinero.

Si la ética es practicada por los talentosos y los hombres y mujeres de bien.
Retrocederán los índices característicos de la lamentable situación colectiva.
Indudablemente hay dos culturas en la convivencia social.
Una “hace” cualquier cosa para acumular dinero. Padece de parasitosis.
No generar valor, cuasi trabajar…o/y no genera dignidad en su actividad.
Los 4 poderes institucionales tienen que ver con esta consecuencia.
La otra cultura es la de observación y preparación de “algo” nuevo.
Desde hace muchísimo tiempo “las crisis” dejan enseñanzas y caminos.

Evidentemente muchos aprendieron y sacaron conclusiones de las mismas.
Se pagaron obras que no se realizaron. Múltiples y reiteradas veces.
¿Quien puede decir que no son un delito criminal?
Entonces… los jueces demoran fallos y sentencias… ¿Porqué?
Una sentencia desplaza los fueros… se pierde el blindaje jurídico.
¿Nos toman por boludos…? ¿O están asociados monetariamente?
En algún punto confluyen la picardía, el crimen, la hipocresía y la manipulación.
Sangra la salud pública, las llagas están a la vista.

El primer efecto de un acto de corrupción es el desorden natural.
Afecta y altera el sistema de salud de personas, empresas e instituciones.
Efectivamente es una acción criminal porque es contra natural al bienestar común.
Si… la contaminación se expandió más allá de los colectivos.
Es terminal… Vale cualquier medio para aferrarse a los residuos de la torta.
Los autores ideológicos son perversos. Violan derechos de terceros.
Si además legisladores y jueces trabajan sin suministrar justicia ni castigar.
El caos se agiganta… el desorden se descontrola. Barbarie en primera fila.

Estos hombres y mujeres pisotean el bienestar de mayorías.
Son nuestros representantes, sin embargo no interpretan nuestro pensar colectivo.
Sus ingresos mensuales son del dinero de todos. Actúan torpemente, tienen poder.
La naturaleza del Sol es dar calor.
La de los humanos, es convivir sana y progresivamente.
Somos la especie más inteligente en la superficie… Es antinatural dañar a otro.
Con nuestro dinero pagamos a quien apañan el saqueo destruyendo expectativas.
No es dinero propio el que invierten para robar y malversar

.El dinero público es usado contra los derechos e intereses de las mayorías.
Algunos colectivos son cómplices, imponen la prepotencia pisoteando derechos.
Quienes organizan apropiaciones indebidas, no gozan de buena salud psíquica.
Tampoco están internados en psiquiátricos por negligencia.
No les interesa el bienestar general… no creen en las instituciones.
Únicamente el dinero calma expectativas, siempre irán por más…
Casi no hay riesgos… encuentran cómplices que ayudan en cualquier lugar.
El estado de derecho es el enemigo visible, con nosotros adentro.

Hasta la próxima: Juan Báez



© 2018 Aristotelizar.com.ar | Todos los derechos reservados. | By ConfianzaPYME