Salir del laberinto

Desalojemos lo absurdo y la desilusión moral, de nuestra vida.
La democracia actual, tal como la experimentamos, es un sistema de engaño.
Cada uno de nosotros es un mediador irremplazable en la resolución del conflicto.
Sin ideas de calidad, es imposible construir prosperidad presente ni futura.
En tiempos electorales escuchamos opiniones, insultos y bajezas de todo
tamaño. Rumbeamos en fila al cuarto oscuro, refunfuñando, sin esperanza.
Las descalificaciones protagonizan esta época. Sobresalen nítidamente.
Los gobernantes exitosos con buenos modales, se han ausentado sin aviso.


¿Que nos pasó? ¿Porque aceptamos tan fácilmente la decadencia?
Casi sin chistar, las cosas cambiaron tanto, que la realidad se transformó en inaudita.
Decir todo tiempo pasado fue mejor… es decididamente una certeza.
Poco a poco nos desconectamos de las buenas costumbres y la dignidad.
Estamos en otro tiempo, en otra cultura… de más baja calidad.
Por tanto vivimos atormentados y a las apuradas, casi sin pensar.
Se multiplican los retrógrados, por eso abundan adictos a no hacer.
La mansedumbre, como comportamiento conduce al abismo y el hastío.


La incomodidad íntima es un signo inconfundible y claro. Coherencia natural.
Sincérate contigo. Ahora mismo. Tu alma quiere nobleza y acción.
Si tienes la opción de rechazar una decisión incómoda, hazlo.
Actúa con coraje. Hay cosas que puedes cambiar y hay otras que no.
Suelta aquellas que te parezcan imposibles. Acepta lo impensado.
Escribe un nuevo guion con lo que quiere tú corazón.
La mente tiene por costumbre controlar. Es tiempo de auto gobernarnos.
Inventemos un nuevo comienzo. Que fluya libremente.

 

Nuestras democracias se convirtieron en terreno fértil para cultivar mentiras.
Las legitimamos con nuestro voto, eligiendo a quienes no conocemos.
Las mentiras son normales en esa cultura. Las promesas se las lleva el viento.
Como pueblo no somos corruptos ni mentirosos. Tal vez, analfabetos cívicamente.
Participar es nuestro deber y también un derecho.
Somos un engranaje clave para organizar mejor vida social.
Un sofisticado sistema de engaño, manipula datos, genera poder y lucro a pocos.
Está instalado en todos los niveles del sistema democrático.


La honestidad casi desapareció en nuestras expectativas colectivas. Lo falso
traspasó. Por ello es irreconocible la verdad. Esperemos la verdad discerniendo de verdad.
Decidamos nuestro destino, saliendo del juego de maquillar la realidad.
Actuemos en legítima autodefensa. Cambiemos de canal, en todo momento.
Sintamos los derechos humanos y nos paremos en ellos.
Nada tienen que ver, con cualquier tipo de violencia.
Se ejercen con la ética como bandera y el respeto como acción.
Construyamos en silencio nuevos días. Dejemos hablar al corazón.

 

Que nuestra conciencia ocupe su lugar.
Cuestionemos la esencia de lo que aceptamos como verdadero y correcto.
Iniciemos una historia protagonizando una Democracia más para nosotros.
Los sistemas actuales en todo el mundo buscan nuevos rumbos.
La auto curación política está en nuestras manos.
Un novel ecosistema social puede ocupar el horizonte rápidamente.
Las TI facilitan la difusión de información saludable.
Son la plataforma donde compartir recursos e innovar.
La visión y las tecnologías para un futuro próspero ya están, mejorémosla.
La interacción ya comenzó. Se tonifica, retroalimenta y vigoriza.

 

Hasta la próxima. Juan Báez



© 2020 Aristotelizar.com.ar | Todos los derechos reservados. | By ConfianzaPYME