La deuda escondida

En verdad es única… tanto como es la oportunidad de cancelarla.
Al no hacer lo que tenemos que hacer, saboteamos nuestra serenidad y existencia.
La morosidad tiene identidad nacional. Ocupa toda nuestra vida cívica.
Nadie se hace cargo de crear las condiciones para vivir mejor y pacíficamente.
Más todavía… sin hacer algo distinto a lo experimentado en las últimas décadas.
Por esto no nos permitimos la esperanza… ni tampoco optimizamos expectativas.
Ninguneamos lo mejor de nosotros mismos… Esperamos que alguien haga algo.
No hacer “Algo” en favor de alguien… automáticamente reduce la calidad de convivencia.

Es lo mismo que atentar contra la propia dignidad.
Decidir con determinación crea futuros diferentes al producido en piloto automático.
Si te enamoras de una utopía… desafías a la inconsciencia y el desgano…
El entusiasmo significa salud moral… por ello la vida abre surcos franqueando accesos.
Ser escépticos luego de la tremenda agresión y sometimiento al que somos sometidos… 
Nos pinta de muertos en vida. Zombis con sangre, nervios, huesos y celular.
Cualquier pelea, la más insignificante nos aleja de la soberanía personal.
Entonces será necesario remar con tenacidad para recuperar el equilibrio.

La dignidad tiene de muy buenos vecinos, a la belleza y la alegría…
Todas viven en la misma manzana, del mismo barrio.
Buena parte de la sociedad vive prisionera de su indeterminación.
Islas del ego se multiplicaron esparciéndose en todos los ámbitos.
En la práctica es un software instalado… funcionando fuera de la computadora.
Mantenerse inerte en esta hora… te deshumaniza… ¡Equivale a Cero!
Un gran Ser Humano se solidariza con sus semejantes. Asigna su corazón y la mente.
Si no intentamos cambiar el presente, elegimos la apatía, la abulia y la depresión.

Proseguir insensible ante el dolor social, es como traicionar a tus abuelos.
Ellos vivían en paz y con confianza en él futuro. Tenían armonía con la época.
Por tan deliberado comportamiento el equipo de los brutos sigue metiendo goles.
Mientras el equipo de los buenos pierde en todas las canchas.
Los conscientes procuran ganar el partido, manteniendo la diferencia.
¿Se construyen sociedades progresistas y prosperas sin confianza… mutua?
¿Qué sociedad humana se puede erigir satisfactoriamente con confianza a cuenta gotas?
¡¡¡Cuánto futuro tiene una relación entre partes con confianza recíproca!!!

Manipulación, mentiras y miedo integran nuestra comunicación de cada jornada.
Estas particulares conductas abundan con variadas formas de daño y destrucción.
Semejantes estilos y vivencias nos alejan de la vida trascendente.
Hemos hecho de la escasez de “cosas buenas” una industria.
Falta comida, dinero, alegría de vivir, serenidad, confianza íntima. Honra y Honor.
Esto se observa claramente en todos los estratos sociales.
El amor es insuficiente. Se está ausentando en ámbitos familiares, laborales y de amigos.
Como conjunto social, no construimos aquello “bueno” que podemos hacer.

Ha llegado la hora administrar el miedo.
Si está con nosotros y predomina… producirá un aumento de la propia deuda.
Incumplir fisiologías y roles naturales tiene sus consecuencias. Es lógico.
Somos únicos responsables… de cambiar las “cosas”. Nadie lo hará por nosotros.
La incertidumbre y la velocidad del tiempo son señales de la época.
Son nuestras principales compañías y las más frecuentes, cada hora en cada día.
El presente parece unido al futuro. Ambos transcurren en un instante…
Y… se suceden a un ritmo desconcertante,

El “tiempo real” habitual de este milenio también es ambivalente.
Tiene un poco de “ahora” y otro tanto de “mañana”. Ocurren en igual velocidad.
El “Todo Ya” continúa incrementando su demanda mientras se aceleran procesos.
No logramos identificar y/o elaborar una respuesta cuando la atención es desairada.
La automatización tiene alta velocidad y funciones. Ese es su rol.
Nuestra mente no comprende tanta aceleración junta y simultánea.
Como nunca el futuro depende de las conexiones entre lo mejor y lo peor.
Seguramente se impondrán las que simpatizan más certera y apropiadamente.

Hasta la próxima: Juan Báez


¿Quién soy… Quién eres… Quienes somos…?
Cultural, cívica y moralmente.
Quién es Libre y Soberano… tiene poder. Está empoderado.
Libre: Significa que no es esclavo ni está preso, tampoco está exento.
Tenemos límites, obligaciones… y responsabilidades cívicas y morales.
Poseen un carácter insustituible para dominar el caos y la degradación.
Estos últimos son incompatibles con nuestros deseos culturales.
Ocurren y seguirán produciéndose en nuestras narices... si no hacemos nada.

Estamos entrampados en un sistema político tóxico y contaminante, en ebullición.
Buena parte de quienes ejercen funciones gubernamentales, están enfermos.
Como no tienen freno moral, están imposibilitados de ser éticos.
La corrupción como enfermedad, crece vulnerando las interrelaciones.
El sistema facilita la articulación operativa de delitos.
Se multiplica la injusticia. Mientras el desenfreno avanza.
Hechos delictivos se producen en cualquier ámbito. Es inédito lo que vivimos.
La desprotección está a la vista. No importa quién seas, ciudadano o habitante.

Nos encaminamos hacia la pérdida de la libertad social.
La cultura de la “grieta” belicista e inmoral que soportamos, habilita el camino.
Somos cómplices involuntariamente. Implícitamente estamos complicados.
¡Cuán importante es vivir con ambas cualidades!
La libertad y la soberanía personal… tienen la palabra. Les llegó el turno.
A nosotros, nuestros seres queridos y a la sociedad en su conjunto.
Primero empoderarnos con libertad… ahí acceder a la soberanía de determinar.
En ese estadio superior ambas se complementan y coocrean nuevas realidades.

Ejercer libertad en situación extrema precede la conquista de lo Superior.
Somos soberanos, cuando nos auto respetamos  y somos respetados.
Respetamos porque ejercemos el auto respeto, a full en nosotros.
Los actores básicos de la República son las buenas costumbres.
Son imprescindibles para recomenzar la tarea colectiva de vencer las crisis.
Los problemas existentes son desafíos a la inteligencia superior del conjunto.
No me refiero al magno talento de algunos políticos o empresarios…
Creo vital ver en acción al tuyo, eso importa y es esencial para cambiar la historia.

Es posible y necesario crear nuevos escenarios…
Inspirarnos aprovechando las imágenes y sonidos del Colón...
Argentum.
Esta vez el cambio es con nosotros… participando. ¿Cómo?
Hay cientos de maneras de cooperación individual y colectiva.
Dime lo que piensas y te diré quién eres.
Los hombres buenos de la Nación debemos
salir de la trampa del no te metas.
¡Es nuestra Responsabilidad Política Evolutiva! 
¡Maxi coraje + Auto respeto + Auto enfrentamiento!

Tareas necesarias para esclarecer nuestra actual situación.
Practicar cotidianamente la cooperación entre nosotros.
Auto confiar y aceptar con coraje la propia vulnerabilidad.
Seamos distintos convirtiendo en oportunidad la adversidad.
La libertad se refiere a nuestro mundo interior.
La soberanía a nuestra capacidad de hacer, externamente.
El poder moral será incuestionablemente el gran protagonista.

Su rol es determinante. Único. Inexcusable. Su acción la reclaman todos.


Hasta la próxima: Juan Báez


¿Desorientados… sin rumbo?

Indudablemente transitamos un destino inacabado… superficial… incómodo.
Antagónico al trayecto logrado con sapiencia, en conjunto y cooperación.
Nuestro hábitat es un espacio colectivo… inteligente.
Sin embargo somos una más, entre tantas capitales del caos.
Los gobernantes de turno, en cualquier Nación resultan incapaces e ineficientes
Mientras los gobernados navegan en la incertidumbre, divididos y desconcertados.
El poncho no aparece. Se va el invierno llevándose la carga.
La necesidad de renacer… reaparece… ¿Como lo hacemos?

Nuestro problema más importante no se resuelve con PLATA, únicamente.
Menos permitiendo cualquier tipo de manejo -sin auditoria- del dinero público.
Jamás hubo tanto efectivo dentro y fuera de los bancos como en este tiempo.
Tal vez debiéramos analizar nuestro comportamiento individual y grupal.
La reflexión y el razonamiento serán simples y  aleccionadores.
¿Invierto tiempo para crear empleo o nuevos productos? ¿Se quienes lo hacen?
Si es no, a las dos preguntas. La conclusión es sencilla. No invertimos en trabajo.
Decidimos convivir sin trabajar… ¡¡¡Por esta razón… Así nos va!!!

¿Cuán grande es nuestra diferencia con el entorno que nos circunda?
¿Por qué me creo tan distinto… si es la suma de quienes la rodean?
¿Cuánta parte de mi ser considera y se solidariza con el otro y/o el ambiente?
¿Siendo humano… porqué me comporto tan distinto al cuerpo humano?
Nuestro cuerpo no tiene antagonismos… si sistemas retroalimentándose.
¿Porque en nuestra superficie florece tanta pobreza, miseria y discordia?
¿O acaso todo eso es generado… solamente por el otro?
¿Por qué acepto vivir atrapado por el desequilibrio mientras crece la degradación?

Frecuentemente se violan virtudes vitales de la sociedad humana.
Cero en respeto. Otro tanto en nobleza. Dignidad… inexistente.
Precisamos metas importantes, desafíos superiores y decisiones con valor.
Vivimos fertilizando lo insignificante. ¿Zafar… realmente nos alcanza?
Una inocultable desidia reviste al conjunto social, en toda la Nación.
Porqué volamos tan bajo… Me pregunto:
¿Vale ganar dinero -como sea- sin importar como y porque? ¿Es irrelevante?
La deshonestidad con uno mismo es carísima…

La intención sincera fortalece la honestidad consigo mismo. Vale la pena.
Prepararse para efectuar un Auto test, el del hombre sano y alegre.
Hoy la pobreza nos caracteriza. El gobierno ayuda a que suceda.
En general nuestro comportamiento es antagónico a la alegría de vivir.
Las manzanas podridas contaminan al resto, si no las expulsamos.
Nos pasa desde antes de nacer. Cuando vinimos, ya estaba…
La corrupción desordena… todo. Y se hace naturaleza.
Si se expande es peor… enferma, contagia… intoxica las relaciones.

Un primer efecto conocido por mayorías… el sinsabor de la relación dual.
Es un acto de corrupción. Aún si en apariencia no haya dinero en el medio.
Se desdeñan el respeto, la lealtad, el compromiso y la confianza.
Predominan los impulsos de los instintos, a veces ingobernables.
Las pasiones bajas se retroalimentan con más de lo mismo.
En esos estadios, la lucidez se obscurece y el discernimiento desaparece.
La razonabilidad es torpe y burda. Y no es todo…
Perfeccionamos el círculo: enojos, quejas y culpables… De muy poco sirve.

Hasta la próxima: Juan Báez


Construyamos Futuro Ahora

Porqué apago la luz y oscurezco el sendero.
Porque no vivo mejor ampliando mis poderes.
Porque no aumento el tamaño de mi Ser y Hacer.
No es posible ser rico, sin ejercer la solidaridad.
Aferrarse al dinero excesivamente… genera adicción y cautiverio.
Un simple prisionero del desconsuelo y el hastío.
 Casi un inquilino fugaz en las puertas del Honor y la Alegría.
Habitamos una geografía excelsa, autosuficiente… híper abundante.

Estamos atrapados sobreviviendo en una realidad impensada.
Nos sucede por nuestra desconexión de los talentos magnos personales.
Dependemos de nosotros mismos y no accionamos en ese esencial sentido.
Todo está a nuestro alcance… sin embargo seguimos esperando.
El miedo nos hermanó… convirtiéndonos en mini grupos aislados y divididos.
Las celdas nos contienen… los barrotes son intangibles.
Si, convivimos separados, uno de otro… Sin cooperación entre nosotros.
No funcionamos como comunidad… ¿¡¡¡Será el momento de intentarlo!!!?

¿Cuál es nuestro problema común…? ¡Esa es la cuestión!
Identificar con certeza la causa de nuestros males colectivos… es buen comienzo.
Si no tenemos precisión en el diagnóstico… el tratamiento trastabillará.
Seguimos con el problema… y sin solución, la cosa se agravará.
Podemos desplazar los días de rutina y agobio, claramente.
Nada alcanza al solitario… Contribuir al conjunto crea suficiencia.
Las montañas de dinero, hacinan envidia y alimañas.
Cosechamos miseria porque la sembramos…

Nos circunda un contexto generado por nuestras decisiones mentales.
Lógico el gobierno de turno tiene su parte. Nosotros la propia.
Coexistimos entre dos polaridades… O es tóxico o no lo es.
Muy probablemente nadie conoce ningún santo, vivo.
Entonces nos auto disculpamos, carecemos de referentes, de calidad.
Nunca hubo tanta cantidad de dinero dentro de la Nación, como ahora.
Saturan espacios y salas. Los billetes dependen de más de una decisión…
Van tras ella… a más dinero o más trabajo y ocupación útil.

Elevemos la calidad de decisión, ahora, emulando personas ejemplares.
Imitemos a personas importantes, en valores humanos, que conocimos.
Invocar y copiar las características que más les admiramos.
Repetir modales, formas de expresar, su comportamiento y conducta social.
Todos llevamos íntimamente semillas de grandeza y dignidad.
Necesitamos una nueva imagen de nosotros mismos, como hito de referencia.
Adaptar nuevas y mejores ideas, para experimentar mejores sentimientos.
Las personas sólo son personas, a pesar de su talento o influencia.

Hasta la próxima: Juan Báez
¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

EL 2019 llega con cambios… la idea es interactuar contigo.
Donde estés y seas quién fueres. La mayoría quiere vivir mejor socialmente.
El título de la próxima editorial es:
¿Libres o Soberanos?


Debatir… sin sentido…

La confianza mutua ha sido reemplazada por la controversia y el belicismo.
Las autoridades y la oposición niegan la existencia de emergencia…
Los inquilinos del poder quieren permanecer. Eso les importa.
Los partidos políticos están vacios de ideas superiores.
Por tanto la incompetencia y el apetito por el poder marchan adelante.
La cruda realidad nacional no tiene parangón con alguna época del siglo veinte.
La esperanza ha desaparecido de los lugares que solía frecuentar.
Tener fe en este tiempo, requiere poner en juego lo mejor de cada uno.

El debate de ideas simples y/o superiores está obstruido por la riña de egos.
Nuestra Identidad Nacional está distorsionada, claramente naturalizamos la decadencia.
Hay cosas que no se ven… sin embargo suceden y existen y tienen influencia en nosotros.
Una cooperación inaudita… en todos los ámbitos… sobre…
Acciones basadas en avaricia, odio, falta de respeto e ignorancia. ¡Hago la mía!
Irrevocablemente retroalimentan el sufrimiento, creando más pobreza.
Las acciones opuestas de… generosidad, amor, respeto y sabiduría,
Inequívocamente generan alegría, felicidad y bienestar.

El origen de la palabra comunicación proviene del latín…
Significando una puesta en común, compartir y comprender.
Hacer participar a dos o más de una cosa frecuente... el mensaje que se da...
Comunicar significa utilizar un soporte común (el lenguaje)
Para que dos o más entidades compartan un conocimiento determinado.
Si el mensaje manipula, está construido por medias verdades o media mentira…
Por tanto resulta difícil entender… razonar. La desorientación y el desencanto continúan.
Simplemente el engaño o fraude prosiguen el juego.

Si consideramos crear un mejor futuro para la humanidad.
Los principios para una vida simplemente sabia, son básicos y universales.
Están íntimamente emparentados con los 7 valores fundamentales de la democracia:
Libertad, Igualdad, Justicia, Respeto, Participación, Pluralismo y Tolerancia.
Estas palabras expresan su práctica comprobada en 100 orígenes diversos, de antaño.
Hace 50 años se enseñaba en las escuelas. Acciones cívicas, idealismo, patriotismo…
Eran anhelos supremos… soñar despierto… alcanzar grandes metas.
Integramos una Nación excelsa de recursos de todo tipo. ¡Cómo no soñar!

En este último tiempo… miramos para otro lado… hacia ningún lado significativo.
Algunos son convocados a marchas y protestas, reciben un pago y miran sin ver.
Una locura envolvente… reclamar mejores ingresos para otros, pagos convocados.
Nos auto excluimos de la dignidad… La degeneración social aumentó.
Nuestro comportamiento en particular y general es un insulto a la inteligencia humana.
Acompañamos con desgano, sumando al problema. Desistiendo distorsionamos.
Si queremos renacer como Nación, antes debemos morir a lo que estamos viviendo.
Nadie lo hará por nosotros. Nosotros somos los que estábamos esperando.

Hasta la próxima: Juan Báez


Página 1 de 9

© 2019 Aristotelizar.com.ar | Todos los derechos reservados. | By ConfianzaPYME