Elegir… gran cuestión

El Partido Justicialista extrañamente se asemeja muchísimo a un Partido Fantasma.
Tiene CUIT… pero no dio señales de vida en los organismos que lo vieron nacer… IGJ, AFIP, etc.
La Doctrina Justicialista original… no tiene intérpretes fidedignos. No aparecen… o ¿No hay?
Nos desplazamos en una cornisa… conviene mantener la mente serena. Sin miedo ni odio.
La segregación social tiene una estatura descomunal… alianzas endebles, uniones de plástico.
No hay ideas pensamiento construyendo un convergente epicentro mental superior…
¿¡Será factible auto convocarnos a la Unión Nacional!?
Específicamente la inscripta en nuestro Preámbulo…, nada menos.

Ninguna mente humana tiene mayor precisión a lo decidido desde el propio corazón.
En esa infinita intimidad… viven las células del SI = Ser Inmortal…
Amo las buenas conductas y la confianza como dignas cualidades humanas…
Compartimos una época donde la verdad de los hechos enmascara engaños.
A la vuelta de la esquina… sucede algo inesperado, incierto e impensado.
Es bastante probable enfrentarnos a un severo destino mayor. Reina la incertidumbre.
Las convicciones y saberes personales se batirán en duelo… con la realidad.
Una parte del Pueblo acompaña con su analfabetismo cívico. Satisface banalidades.

Cualquier acción humana tiene tres partes indisolubles: Intención, Acto y Propósito.
Cada fracción es invisible… Sin embargo se pueden mensurar… palpar y percibir.
Solamente yerran los humanos… tal reconocimiento es de pocos… los Humildes…
Dos energías están enfrentadas… cada una procura más Poder para gobernar.
Vencerá quien mejor atraiga… obtendrá mayor adhesión y resonancia.
También puede triunfar el Ego… y estacionar el conflicto en nuestra vida.
Nos acercamos a un instante excepcional… Actuemos cohesionados y confiados.
Desistamos de la fricción. Actuemos con esclarecimiento y lucidez.

No es hora de decisiones chiquitas.
Tenemos la mochila llena de frustraciones y de pésima vida social.
Salir del fango costará varios esfuerzos extraordinarios, más que monetario, ético.
Nuestra fuerza moral coadyuvará en la salida, arrollaremos con coraje y dignidad.
Sino hay claridad… hay espejismo<>engaño. Mascaras y autodestrucción.
La exacerbación colectiva cobija el divisionismo y la perversidad.
El comportamiento apropiado inminente lo imprime nuestro corazón.
Una parte importante de habitantes… llora… la otra canta y confía.

El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente.
La violencia crece en sus múltiples versiones, consecuentemente…
La sombra se alimenta de decisiones contrarias a las buenas costumbres.
Por tanto todo lo que hacemos mal se amontona.
Sombra y vulnerabilidad se integran creando nuestro destino.
Desprovistos de humildad, cultivamos la indecisión, reiterándola.
La inmoralidad escolta nuestra abulia, la escondemos debajo de la alfombra.
De análoga forma, transformamos la apatía en actitudes de gran poder.

Asistimos a un show de desconciertos… La prepotencia impera y alardea.
Nada justifica semejante caos… La acción vil junto a la cruel marchan juntas.
Integramos una sociedad inteligente y benevolente.
Es esencial continuar el curso de nuestra historia, con respeto y cortesía.
La serenidad convoca actitudes semejantes, compatibles con el orden.
Transformamos un espacio rico en recursos y belleza, en un escenario anodino.
Acumular dinero no es causa magna. Germina en un minúsculo ser, menor a un engendro.
El alcohol no embriaga, le ocurre a quién se excede en el uso y consumo.

Muy pocas posturas políticas tienen envergadura moral.
Quienes tienen poder o aspiran a él… carecen de honor, en la gran mayoría.
¿En qué y en quienes nos transformamos? No somos lo que queremos.
No estamos aquí para mal vivir…
La democracia nació con dos piernas… una llamada pluralidad y la otra libertad.
El respeto entre humanos es la sangre de la convivencia fructífera y promisoria.
Los manipuladores, profesionales y no, no tienen plan B…
Cualquier parecido con la realidad circundante es ciertamente veraz.

  Hasta la próxima: Juan Báez


¡Nuestra hermosa geografía y querida Nación podría desbarrancar…!!!
¡¡¡No entrelazar nuestras manos -la gran mayoría- antes del latente salto al vacío!!!
La idea básica de la movida fue presentada. Sumar voluntades es sensato.
Además de quienes ejercen poder, aquellos que pueden construir futuro.
Lo anticipó José Hernández… hace tiempo en el Martín Fierro…
Podemos renacer vigorosamente, cooperando cada uno desde su Espíritu.
Dejar atrás la grieta. Finalmente un triste recuerdo. Otro NUNCA MÁS.
La más preciada esencia personal -dará carácter- conformando un equipo de todos…

Transitamos una incertidumbre indescifrable creada por nosotros. Cada uno puso “algo”.
Claramente: A Rio Revuelto Ganancia de Pescadores…, el dicho nos traspasa.
¡Hago la mía! Tal impulsividad egocéntrica crea el ámbito hostil donde habitamos.
Agrandan su opulencia y en simultáneo crean más dolor social y mayor pobreza.
Claro que sí: El talento y la picardía conviven. El primero cotiza bajo.
La otra intenta conciliar, tener serenidad en su consciencia…, desestresarse.
En época de notables avances tecnológicos y en la puerta de nuevos paradigmas.
Nuestra conducta social exhibe rasgos críticos, tóxicos, insanos. Inhumanos.

¿Cuál es el comportamiento apropiado en esta coyuntura…?
Si no sientes bienestar con nadie en ningún lugar. Es tu Espíritu que llora.
¡Es innegable… la esencia superior de nuestra existencia, quiere otra cosa!
¡Basta! De vivir divididos meciéndonos en un mar de más de lo mismo, siempre.
Simplemente nos sucede… No hacemos lo que tenemos que hacer. ¡¡¡Vivir con Honor!!!
Comportarnos como SERES HUMANOS… si con mayúscula… creando otra realidad.
Pensar bien y actuar bien son causa inexorable para vivir con alegría y sin pesares.
Cosechamos la misma tonalidad de la semilla que sembramos.

Estamos atrapados en una mega telaraña de pensamientos negativos.
Por esta razón la voluntad general languidece… No conviene seguir así.
Ocurre lo que no queremos. No es natural estar en contra, con violencia.
Una gran decisión individual<>colectiva es la Esperanza… ayudará a recomenzar.
Esperemos lo mejor… más todavía si es una decisión mayoritaria, predominante.
Naturalmente… decidir inteligentemente con el “pensamiento consciente”.
Somos internamente iguales a un bosque encantado…
En nuestro interior existe una extensa red… ¡¡¡Todo está interconectado!!!

Externamente habitamos –también- en una inefable mega red.
Por lo tanto la interconexión es continua, a veces ocasional o también dirigida…
Incontables veces el piloto automático fue el gran timonel…
En la sinapsis dialogan las neuronas entre mil millones de enlaces.
Si no miramos dentro y hacemos algo… la sombra mantendrá su vigor.
Emitir mensajes es su habitual actividad. Neuro transmisión entre cuerpo y cerebro.
Así se generan las respuestas que cambian nuestra experiencia.
Merecemos vivir muchísimo mejor… y no depende solo de a quién elegimos.

Mientras el panorama y las perspectivas se obscurecen con la incertidumbre.
La Esperanza y la Fortaleza desafían a la trilogía: abulia, apatía y miedo.
Tamaña orfandad se amamanta en la indecisión y la falta de coraje.
Escuchas y piensas en simultaneo…
Confrontando entras en el juego de la distopía, de la controversia y zas…
Nuevamente caíste en la impulsividad y la verborragia.
Se valiente… y duda, atravesarás la penumbra y saldrás adelante...
No estamos aquí y ahora para mal vivir…

Hasta la próxima: Juan Báez


La deuda escondida

En verdad es única… tanto como es la oportunidad de cancelarla.
Al no hacer lo que tenemos que hacer, saboteamos nuestra serenidad y existencia.
La morosidad tiene identidad nacional. Ocupa toda nuestra vida cívica.
Nadie se hace cargo de crear las condiciones para vivir mejor y pacíficamente.
Más todavía… sin hacer algo distinto a lo experimentado en las últimas décadas.
Por esto no nos permitimos la esperanza… ni tampoco optimizamos expectativas.
Ninguneamos lo mejor de nosotros mismos… Esperamos que alguien haga algo.
No hacer “Algo” en favor de alguien… automáticamente reduce la calidad de convivencia.

Es lo mismo que atentar contra la propia dignidad.
Decidir con determinación crea futuros diferentes al producido en piloto automático.
Si te enamoras de una utopía… desafías a la inconsciencia y el desgano…
El entusiasmo significa salud moral… por ello la vida abre surcos franqueando accesos.
Ser escépticos luego de la tremenda agresión y sometimiento al que somos sometidos… 
Nos pinta de muertos en vida. Zombis con sangre, nervios, huesos y celular.
Cualquier pelea, la más insignificante nos aleja de la soberanía personal.
Entonces será necesario remar con tenacidad para recuperar el equilibrio.

La dignidad tiene de muy buenos vecinos, a la belleza y la alegría…
Todas viven en la misma manzana, del mismo barrio.
Buena parte de la sociedad vive prisionera de su indeterminación.
Islas del ego se multiplicaron esparciéndose en todos los ámbitos.
En la práctica es un software instalado… funcionando fuera de la computadora.
Mantenerse inerte en esta hora… te deshumaniza… ¡Equivale a Cero!
Un gran Ser Humano se solidariza con sus semejantes. Asigna su corazón y la mente.
Si no intentamos cambiar el presente, elegimos la apatía, la abulia y la depresión.

Proseguir insensible ante el dolor social, es como traicionar a tus abuelos.
Ellos vivían en paz y con confianza en él futuro. Tenían armonía con la época.
Por tan deliberado comportamiento el equipo de los brutos sigue metiendo goles.
Mientras el equipo de los buenos pierde en todas las canchas.
Los conscientes procuran ganar el partido, manteniendo la diferencia.
¿Se construyen sociedades progresistas y prosperas sin confianza… mutua?
¿Qué sociedad humana se puede erigir satisfactoriamente con confianza a cuenta gotas?
¡¡¡Cuánto futuro tiene una relación entre partes con confianza recíproca!!!

Manipulación, mentiras y miedo integran nuestra comunicación de cada jornada.
Estas particulares conductas abundan con variadas formas de daño y destrucción.
Semejantes estilos y vivencias nos alejan de la vida trascendente.
Hemos hecho de la escasez de “cosas buenas” una industria.
Falta comida, dinero, alegría de vivir, serenidad, confianza íntima. Honra y Honor.
Esto se observa claramente en todos los estratos sociales.
El amor es insuficiente. Se está ausentando en ámbitos familiares, laborales y de amigos.
Como conjunto social, no construimos aquello “bueno” que podemos hacer.

Ha llegado la hora administrar el miedo.
Si está con nosotros y predomina… producirá un aumento de la propia deuda.
Incumplir fisiologías y roles naturales tiene sus consecuencias. Es lógico.
Somos únicos responsables… de cambiar las “cosas”. Nadie lo hará por nosotros.
La incertidumbre y la velocidad del tiempo son señales de la época.
Son nuestras principales compañías y las más frecuentes, cada hora en cada día.
El presente parece unido al futuro. Ambos transcurren en un instante…
Y… se suceden a un ritmo desconcertante,

El “tiempo real” habitual de este milenio también es ambivalente.
Tiene un poco de “ahora” y otro tanto de “mañana”. Ocurren en igual velocidad.
El “Todo Ya” continúa incrementando su demanda mientras se aceleran procesos.
No logramos identificar y/o elaborar una respuesta cuando la atención es desairada.
La automatización tiene alta velocidad y funciones. Ese es su rol.
Nuestra mente no comprende tanta aceleración junta y simultánea.
Como nunca el futuro depende de las conexiones entre lo mejor y lo peor.
Seguramente se impondrán las que simpatizan más certera y apropiadamente.

Hasta la próxima: Juan Báez


Pensar en grande… ¡¡¡AHORA!!!

La propia sombra influye decisivamente en cada uno y en todos…
Está presente en infinitas comunidades y latitudes de nuestro planeta.
El verdadero Ser Nacional, es lo mejor de nosotros mismos.
¿Está preparando su aparición en el escenario nacional?
La voluntad colectiva en proa al bienestar común debe manifestarse.
Una transformación a gran escala, se puede estar gestando…
El futuro que queremos nos pertenece. Tendrá la cara de nuestra intención.
Temor y resentimiento demoran el esclarecimiento de tal realidad inminente.

Una verdad incuestionable desde siempre…
Quién
construye el relato o la narración controla la audiencia.
Los seres humanos coexistimos entre historias, cuentos y relatos.
Narración o relato son vehículos de comunicación dirigida.
Transportan la carga que pongamos…
Sean medias verdades o imaginería para desinformar o el autobombo.
La distopía es la primer circunstancia real…
La eutopía el camino para realizar la utopía… más todavía si es la meta.

Lo aceptemos o no… vale la pena reconocer el engaño…
La función continuará o se interrumpirá a voluntad.
Somos vulnerables de múltiples maneras.
Diversos relatos y/o cuentos, llegan a nuestra mesa de discusiones…
Quizás tenemos vergüenza de aceptarlo. Nadie quiere ser: El gil de la peli…
Si crees estar blindado, eximido de estar implicado, levanta la mano.
Yérguete valiente y sonoramente…
Tal vez debamos resaltar tu figura… y colmarte de reconocimiento…

La adulteración de dichos y hechos crearon una realidad fantástica…
El autoengaño penetró hasta el subsuelo de nuestra mente y el cuore.
Peor todavía… algunos tienen coraje de negarlo.
La manipulación fagocitó el razonamiento.
Desapareció del mundo de las buenas prácticas y costumbres.
El “castillo de naipes” puede romperse en mil millones de mini pedacitos…
La desilusión se entronará gigante… ocupando la atención y los pensamientos.
Puede que se vaya a producir un clásico… ¿Saldrá el tiro por la culata?.

Confía en lo que te hace bien, es una suerte de coraza en la intercomunicación.
Ser escéptico desde antes de escuchar… impide leer señales imperceptibles.
Allí donde se asocian o disocian la comunicación y vos como buen humano…
Así obstaculizas la llegada del otro… el malo precalificado.
Sospecha de quienes no son claros en el mensaje.
Pon en guardia tu memoria, tu audición, visión y tacto…
Las palabras que descalifican, encubren al manipulador con expertise
Lucra engatusándote para que no pienses… libremente.

Con tal comportamiento, inclinas la cancha para su lado…
Son connacionales que no escuchan… sean imposibilitado de razonar…
Poco a poco parecen y/o se convierten en zombies…
Como seres humanos deambulan despreocupados de hacer el bien…
Que interpretes de este presente, determinará el camino hacia adelante…
Escuchar y repetir boludeces… no sirve… no ayuda…   no divierte… no nutre.
No renuncies a tu responsabilidad de decidir lo mejor para ti y tu entorno.
Somos aquellos a quienes estamos esperando.

Hasta la próxima: Juan Báez


¿Quién soy… Quién eres… Quienes somos…?
Cultural, cívica y moralmente.
Quién es Libre y Soberano… tiene poder. Está empoderado.
Libre: Significa que no es esclavo ni está preso, tampoco está exento.
Tenemos límites, obligaciones… y responsabilidades cívicas y morales.
Poseen un carácter insustituible para dominar el caos y la degradación.
Estos últimos son incompatibles con nuestros deseos culturales.
Ocurren y seguirán produciéndose en nuestras narices... si no hacemos nada.

Estamos entrampados en un sistema político tóxico y contaminante, en ebullición.
Buena parte de quienes ejercen funciones gubernamentales, están enfermos.
Como no tienen freno moral, están imposibilitados de ser éticos.
La corrupción como enfermedad, crece vulnerando las interrelaciones.
El sistema facilita la articulación operativa de delitos.
Se multiplica la injusticia. Mientras el desenfreno avanza.
Hechos delictivos se producen en cualquier ámbito. Es inédito lo que vivimos.
La desprotección está a la vista. No importa quién seas, ciudadano o habitante.

Nos encaminamos hacia la pérdida de la libertad social.
La cultura de la “grieta” belicista e inmoral que soportamos, habilita el camino.
Somos cómplices involuntariamente. Implícitamente estamos complicados.
¡Cuán importante es vivir con ambas cualidades!
La libertad y la soberanía personal… tienen la palabra. Les llegó el turno.
A nosotros, nuestros seres queridos y a la sociedad en su conjunto.
Primero empoderarnos con libertad… ahí acceder a la soberanía de determinar.
En ese estadio superior ambas se complementan y coocrean nuevas realidades.

Ejercer libertad en situación extrema precede la conquista de lo Superior.
Somos soberanos, cuando nos auto respetamos  y somos respetados.
Respetamos porque ejercemos el auto respeto, a full en nosotros.
Los actores básicos de la República son las buenas costumbres.
Son imprescindibles para recomenzar la tarea colectiva de vencer las crisis.
Los problemas existentes son desafíos a la inteligencia superior del conjunto.
No me refiero al magno talento de algunos políticos o empresarios…
Creo vital ver en acción al tuyo, eso importa y es esencial para cambiar la historia.

Es posible y necesario crear nuevos escenarios…
Inspirarnos aprovechando las imágenes y sonidos del Colón...
Argentum.
Esta vez el cambio es con nosotros… participando. ¿Cómo?
Hay cientos de maneras de cooperación individual y colectiva.
Dime lo que piensas y te diré quién eres.
Los hombres buenos de la Nación debemos
salir de la trampa del no te metas.
¡Es nuestra Responsabilidad Política Evolutiva! 
¡Maxi coraje + Auto respeto + Auto enfrentamiento!

Tareas necesarias para esclarecer nuestra actual situación.
Practicar cotidianamente la cooperación entre nosotros.
Auto confiar y aceptar con coraje la propia vulnerabilidad.
Seamos distintos convirtiendo en oportunidad la adversidad.
La libertad se refiere a nuestro mundo interior.
La soberanía a nuestra capacidad de hacer, externamente.
El poder moral será incuestionablemente el gran protagonista.

Su rol es determinante. Único. Inexcusable. Su acción la reclaman todos.


Hasta la próxima: Juan Báez


Página 1 de 10

© 2019 Aristotelizar.com.ar | Todos los derechos reservados. | By ConfianzaPYME