Debatir… sin sentido…

La confianza mutua ha sido reemplazada por la controversia y el belicismo.
Las autoridades y la oposición niegan la existencia de emergencia…
Los inquilinos del poder quieren permanecer. Eso les importa.
Los partidos políticos están vacios de ideas superiores.
Por tanto la incompetencia y el apetito por el poder marchan adelante.
La cruda realidad nacional no tiene parangón con alguna época del siglo veinte.
La esperanza ha desaparecido de los lugares que solía frecuentar.
Tener fe en este tiempo, requiere poner en juego lo mejor de cada uno.

El debate de ideas simples y/o superiores está obstruido por la riña de egos.
Nuestra Identidad Nacional está distorsionada, claramente naturalizamos la decadencia.
Hay cosas que no se ven… sin embargo suceden y existen y tienen influencia en nosotros.
Una cooperación inaudita… en todos los ámbitos… sobre…
Acciones basadas en avaricia, odio, falta de respeto e ignorancia. ¡Hago la mía!
Irrevocablemente retroalimentan el sufrimiento, creando más pobreza.
Las acciones opuestas de… generosidad, amor, respeto y sabiduría,
Inequívocamente generan alegría, felicidad y bienestar.

El origen de la palabra comunicación proviene del latín…
Significando una puesta en común, compartir y comprender.
Hacer participar a dos o más de una cosa frecuente... el mensaje que se da...
Comunicar significa utilizar un soporte común (el lenguaje)
Para que dos o más entidades compartan un conocimiento determinado.
Si el mensaje manipula, está construido por medias verdades o media mentira…
Por tanto resulta difícil entender… razonar. La desorientación y el desencanto continúan.
Simplemente el engaño o fraude prosiguen el juego.

Si consideramos crear un mejor futuro para la humanidad.
Los principios para una vida simplemente sabia, son básicos y universales.
Están íntimamente emparentados con los 7 valores fundamentales de la democracia:
Libertad, Igualdad, Justicia, Respeto, Participación, Pluralismo y Tolerancia.
Estas palabras expresan su práctica comprobada en 100 orígenes diversos, de antaño.
Hace 50 años se enseñaba en las escuelas. Acciones cívicas, idealismo, patriotismo…
Eran anhelos supremos… soñar despierto… alcanzar grandes metas.
Integramos una Nación excelsa de recursos de todo tipo. ¡Cómo no soñar!

En este último tiempo… miramos para otro lado… hacia ningún lado significativo.
Algunos son convocados a marchas y protestas, reciben un pago y miran sin ver.
Una locura envolvente… reclamar mejores ingresos para otros, pagos convocados.
Nos auto excluimos de la dignidad… La degeneración social aumentó.
Nuestro comportamiento en particular y general es un insulto a la inteligencia humana.
Acompañamos con desgano, sumando al problema. Desistiendo distorsionamos.
Si queremos renacer como Nación, antes debemos morir a lo que estamos viviendo.
Nadie lo hará por nosotros. Nosotros somos los que estábamos esperando.

Hasta la próxima: Juan Báez


Sólo será posible practicarla con nosotros “trabajando” en la cosa pública.
Los partidos políticos son organizaciones privadas con una meta inconfundible.
Administrar el dinero público, sin auditorias de ninguna clase.
Por tal causa ocurrieron los desvíos y saqueos de las últimas décadas.
Los 4 poderes institucionales no nos tienen en cuenta. Solo servimos votando.
Sus roles se han desnaturalizado y han industrializado la pobreza.
Usan la excusa como bandera. La culpa siempre es de otros.
El dolor social… miopiza observar la “verdadera salida”.

El bienestar general es una expresión de deseos, inalcanzable.
Siempre nos atraparon las promesas de los candidatos.
Alimentamos tales arengas con nuestra esperanza. Incrédulamente.
El talento nacional está esparcido a lo largo y ancho del país.
Quienes cuentan con esa “cualidad” humana… podrían trabajar en equipo.
Entonces… la vida tendrá inocultables rasgos de bienestar.
Lo primero: Auto convocarlos a estudiar nuevos caminos hacia la prosperidad.
Todos podemos crear valor “real” y “sentirlo” para convertirlo en dinero.

Si la ética es practicada por los talentosos y los hombres y mujeres de bien.
Retrocederán los índices característicos de la lamentable situación colectiva.
Indudablemente hay dos culturas en la convivencia social.
Una “hace” cualquier cosa para acumular dinero. Padece de parasitosis.
No generar valor, cuasi trabajar…o/y no genera dignidad en su actividad.
Los 4 poderes institucionales tienen que ver con esta consecuencia.
La otra cultura es la de observación y preparación de “algo” nuevo.
Desde hace muchísimo tiempo “las crisis” dejan enseñanzas y caminos.

Evidentemente muchos aprendieron y sacaron conclusiones de las mismas.
Se pagaron obras que no se realizaron. Múltiples y reiteradas veces.
¿Quien puede decir que no son un delito criminal?
Entonces… los jueces demoran fallos y sentencias… ¿Porqué?
Una sentencia desplaza los fueros… se pierde el blindaje jurídico.
¿Nos toman por boludos…? ¿O están asociados monetariamente?
En algún punto confluyen la picardía, el crimen, la hipocresía y la manipulación.
Sangra la salud pública, las llagas están a la vista.

El primer efecto de un acto de corrupción es el desorden natural.
Afecta y altera el sistema de salud de personas, empresas e instituciones.
Efectivamente es una acción criminal porque es contra natural al bienestar común.
Si… la contaminación se expandió más allá de los colectivos.
Es terminal… Vale cualquier medio para aferrarse a los residuos de la torta.
Los autores ideológicos son perversos. Violan derechos de terceros.
Si además legisladores y jueces trabajan sin suministrar justicia ni castigar.
El caos se agiganta… el desorden se descontrola. Barbarie en primera fila.

Estos hombres y mujeres pisotean el bienestar de mayorías.
Son nuestros representantes, sin embargo no interpretan nuestro pensar colectivo.
Sus ingresos mensuales son del dinero de todos. Actúan torpemente, tienen poder.
La naturaleza del Sol es dar calor.
La de los humanos, es convivir sana y progresivamente.
Somos la especie más inteligente en la superficie… Es antinatural dañar a otro.
Con nuestro dinero pagamos a quien apañan el saqueo destruyendo expectativas.
No es dinero propio el que invierten para robar y malversar

.El dinero público es usado contra los derechos e intereses de las mayorías.
Algunos colectivos son cómplices, imponen la prepotencia pisoteando derechos.
Quienes organizan apropiaciones indebidas, no gozan de buena salud psíquica.
Tampoco están internados en psiquiátricos por negligencia.
No les interesa el bienestar general… no creen en las instituciones.
Únicamente el dinero calma expectativas, siempre irán por más…
Casi no hay riesgos… encuentran cómplices que ayudan en cualquier lugar.
El estado de derecho es el enemigo visible, con nosotros adentro.

Hasta la próxima: Juan Báez


Todos somos candidatos

De experimentar los efectos irrefrenables y placenteros de la avaricia, la codicia y el poder.
Inevitablemente marchan juntas, son dinamita energética de autodestrucción.
Quienes quedan atrapados en ella pierden el gobierno equilibrado de sus vidas.
Arrastran a su paso relaciones con parientes, amigos, allegados y colegas.
Esta energía intermitentemente impulsiva y libidinosa, germina en cáncer.
Tal inseparable combinación resulta una de sus principales promotoras.
La apropiación indebida de bienes ajenos, se transformó en robo mental.
El deseo desordenado buscando estatus y riqueza es contra natura a la salud.

Increíblemente las voces que más oímos, leemos y comentamos.
Llevan agua para sus molinos. Opinan y dividen. El mayor tiempo es así.
En suma crean dos efectos, uno en el contexto en el que viven y/o trabajan.
El otro se integra al escenario global… ciudad, provincia, país, región o planeta.
Cero propuesta de esclarecimiento o para discernir, entre dos o más opciones.
Estamos condenados a permanecer en la patología social y sus deformaciones.
Vivimos sin esperanza. No pensamos en un amanecer distinto, a los de cada día.
Ambientes tóxicos, relaciones patológicas, clima insalubre.

Indudablemente es una presión externa, insoportable, injuriosa y molesta.
No estamos obligados a permanecer inmóviles, sin hacer nada, sin intentar “algo”.
Además… casi nada ha disminuido en el “apriete”. Lo contrario, aumentó.
Nos falta… formar filas de uno en fondo, para seguir recibiendo…
En nuestra intimidad vive el Honor. Nuestra capacidad de Ser y Hacer.
No es sano dejar de practicar y hacer “cosas” con Dignidad.
Hablar con otros de los que nos duele, social y personalmente, es una buena idea.
Ese primer paso es determinante, imprescindible, memorable.

Reproducimos consciente e inconscientemente lo que decidamos.
No sucederá aquello que deseamos, sino hacemos “algo” para producirlo.
Estamos viviendo pesimamente como sociedad… degradándonos…
Las fuerzas negativas se propagan sin cesar, con o sin nuestro aporte.
Las energías son los pensamientos, las emociones y los sentimientos.
Hay dos tipos de energía, desde su polaridad, negativas o positivas.
Cuando un canal aporta información, detallando minuciosamente los hechos.
Simplemente los reproduce infinitamente.

Tales señores cobran por propagar información que daña la psiquis pública.
Justificar tal comportamiento laboral, no los exime de la responsabilidad ética.
De un tiempo a esta parte, los canales prácticamente no emiten info positiva.
Si… expanden su difusión en cualquier ámbito con la tóxica energía.
Es lógico y natural sentirse deprimido, sin voluntad, triste. Desorientado.
Crece el consumo de sustancias y/o actividades que “saquen” la onda.
Es la opción con más demanda al alcance de la mano, y es moda.
Consumimos sustancias/actividades o personas que entretienen nuestros días.

Sanaremos por los propios medios. Según una constante acción ética.
Como mínimo esta, nos inmuniza. Blinda nuestras expectativas y esperanza.
Como opinión pública, la presión que ejercemos no tiene potencia ni fuerza.
Sin apoyatura de los gobiernos, la prensa, ni de los hombres íntegros, ricos.
Quedamos enfrentados a nuestra decisión personal. Ese es el único poder real.
Sino hacemos nada… nuestro descenso continúa.
La idea late en millones de mentes. ¿Un pequeño grupo da los primeros pasos…?
Pueden comenzar una sinergia memorable, inédita… invencible.

Hasta la próxima: Juan Báez


Que significa VIVIR CON ETICA, en el día a día.
Hacer “algo” en favor de otro. Si la acción es plural, mejor.
Tiene según mi saber y comprender dos efectos inminentes y contiguos.
El primero refuerza la propia inmunidad psíquica y emocional.
Nos sostiene al enfrentar conflictos y adversidades, comunes o impensados.
El “otro” efecto inmediato es preservar la debilidad y desequilibrio emocional.
Las cloacas de la política esparcen perversidad por todo el horizonte.
Se asemeja a una obra de ingeniería creada y desarrollada  por mentes enfermas.

Rebasan nuestras fronteras los hechos de corrupción.
La hipocresía y la manipulación están en primera fila.
Las medias verdades nutren los hechos y las explicaciones.
La geografía se fue transformando… algunos espacios embellecieron.
Hay inefables cantidades de material para descartar mas deshechos.
En tal ámbito, superarse a si mismo exige emplear la mejor habilidad moral.
Auto protegerse con la libertad de consciencia y el respeto.
Significa practicar virtudes en cada momento, para sentir paz y gozo.

Nadie alcanza felicidad y alegría, así porque sí.
Salvo que su labor más importante sea hacer “cosas” en favor de los demás.
Es imposible vivir dignamente, sin Ideales y más si uno trabaja en ellos.
La obtención de dinero de cualquier forma ilícita… no genera respeto.
Abre un canal para que su propio mundo interior, se obscurezca e intoxique.
Una cadena criminal se alimenta de la crueldad hacia los demás.
Hay referentes sociales que se comportan desconociendo su patológico rol.
Nadie tiene derechos sobre la vida de los demás.

Caminar erguido rumbo a la tarea laboral es un gran ejercicio cotidiano.
Trabajar con auto disciplina. Hacer y decidir… sortear obstáculos, son rutina.
Actuar con certeza en un mercado colapsado de incertidumbres… estresa.
En el nuestro, abundan el desorden, el desconcierto y el mal humor.
Las mentiras aparecen y se diluyen, transformándose en una industria efímera.
La única manera de encontrar relaciones comerciales duraderas.
Es liberando creatividad, talento, calidad y servicio, resultan claves.
Ellos son signos permanentes en el mundo de la economía real.

Curiosamente se opera desde múltiples frentes, en contra de ella.
El desenfreno de precios, fraudes y postergaciones, enferma y contagia.
Si la creación, fabricación, comercialización, traslado, entrega y cobranza.
De productos y servicios… funciona hacia la baja… todo sucumbirá.
Entendemos a la Democracia, como significados de pluralismo y libertad.
Nada que ver con lo que nos pasa… Las ideologías no aparecen.
No existen… han desaparecido de contertulios y discusiones en los bares.
¿Entonces… a que estamos jugando… como gobernados?

Hasta la próxima: Juan Báez


Nuestra existencia transcurre entre dos planos o realidades.
Uno, la consciencia, el banco de pruebas donde construimos calidad de vida.
El otro, la inconsciencia, donde se nota la ausencia de armonía y coraje para vivir.
Sabemos por experiencia que ambas son realizaciones posibles y necesarias.
Mas si sumamos a ese deseo, el querer hacerlo con voluntad y determinación.
Por tanto, el progreso y la prosperidad son esencias de nuestra natura.
Corresponden a la sustancia originaria del Ser Humano.
Nacimos con el derecho a vivir en libertad y buscar la felicidad.

Sin embargo, poco a poco fuimos perdiendo la calle y los espacios públicos.
La violencia convive con nosotros en diversos ámbitos.
La confrontación se esparce y se generan enemistades por donde pasa.
¿Qué tipo de democracia es esta...? La irracionalidad como bandera social.
Las ideas de uno se imponen por sobre cualquier otra. Es una regla loca.
Los consensos en pro del bienestar general... son inexistentes... No sumamos.
Prácticamente nadie habla de prosperidad ni progreso.
Parecieran palabras poco menos que desconocidas para las mayorías.

Cuando un colectivo, independiente de su cuantía, no sabe que quiere.
Tampoco sabe dónde va y por tanto no llegará a ningún lugar que valga la pena.
Las voces dominantes en el escenario nacional visten insultos y amenazas.
La mayor parte del tiempo... las horas transcurren entre hechos de inseguridad.
Piquetes, movilizaciones, gente que obstruye a quienes trabajan.
Parecieran entrenados a promover el comportamiento ruin.
Ni de casualidad construyen comunidad para aliviar el dolor social.
Si no hay unión verdadera, nos devoran los de afuera... Martín Fierro.

Con mala gana aceptamos “cosas” que pasan en contra del bienestar general.
Comenzó siendo algo esporádico, hoy es normal... Nos acostumbramos.
Las ideologías de izquierda y derecha son impotentes ante esta realidad.
El sentido común, la lógica y la coherencia se transformaron en sombra.
Increíblemente... esperamos que la solución venga... de afuera de nosotros..
Invertimos tiempo imaginando respuestas que satisfagan la brutal carencia social.
Nunca viví una época más violenta y con tanta desunión como la actual.
Pareciera que no estuviésemos en crisis… ¡Todo bien! Te suena...

Como a tantos residentes en el país, mis días transcurren en un contexto...
Contaminado por confrontación y desapego a las buenas costumbres y el respeto.
Dos muy buenas noticias en los últimos días, crearon un clima, de distensión.
La afirmación es personal, de simple ciudadano, independiente.
Aprecio como positivas la asistencia del FMI y la calificación de País Emergente.
Ahorramos un doloroso costo social mayor para los próximos 24/36 meses.
Importa aprovechar la oportunidad y aumentar nuestra productividad.
El crédito se pagará, con nosotros o por nuestros hijos/nietos.

Siempre hubo forcejeo entre actividades productivas, comercio, construcción y
los servicios por un lado y la banca y los servicios del dinero por el otro.
Nunca hubo complementación productiva. No se crearon puentes.
Siempre el costo del dinero fue caro porque el por venir se previó sombrío.
Es difícil mantener relaciones sanas sin confianza en el otro. No hay futuro.
Me interesa contribuir a crear las condiciones de vida de hace 50 años...
Cuando la calle y los espacios públicos eran de los niños y los abuelos...
No era necesario andar cuidándose de nada ni de nadie. Esto es lo que quiero...

Los problemas se resuelven cuando las partes hablan, se sinceran y buscan acuerdo.
El dialogo gobierno-pueblo no existe. Ni de ellos a nosotros ni de nosotros a ellos.
La desunión se ha convertido en una industria de desencuentros.
La decadencia social que soportamos no es importada, es cosecha propia.
Así estamos… a la deriva del mal humor…
Como serán los días después del mundial… ¿Quién lo sabe?
Si somos conscientes de lo que nos pasa, debemos hacer cosas que nunca hicimos para
crear circunstancias idénticas a las que queremos vivir.

Hasta la próxima

Juan Baez


Página 1 de 8

© 2018 Aristotelizar.com.ar | Todos los derechos reservados. | By ConfianzaPYME